Con más de 40 años de historia, en las modernas instalaciones de Natra en Malle (Bélgica) se desarrollan más de 400 referencias de cremas de untar y rellenos de chocolate y avellana, que combinan lo mejor de la tradición del chocolate belga con la innovación y calidad en producto. Una reputación que la compañía ha alcanzado además por su versatilidad y capacidad de adaptarse a las necesidades del consumidor final y del mercado de la distribución, personalizando productos y envases que les permitan diferenciarse significativamente de sus competidores. Asimismo, Natra produce en estas instalaciones un amplio surtido de trufas de fantasía de chocolate belga, que pueden combinarse con múltiples sabores como champán, capuchino, tofe o té, entre muchos otros.